Plaza de la Miñoca, s/n, 36209 Vigo, Pontevedra
Tel: 644 02 03 64 | Email: info@alquimiazen.net

¿Qué es la Alquimia?

Alquimia transformacion personal

 

Estrenamos nuestro blog con un artículo para comprender un poco mejor a qué nos dedicamos y el porqué de nuestro nombre.

¿Qué es la Alquimia? 

La Alquimia es la ciencia de la transformación, la tarea de cambiar quién eres y convertirte en la persona que quieres ser . Hay tantas cosas que la gente quiere hacer en su vida… perder peso, liberarse de una adicción, aprender una habilidad o un oficio, estimular y trabajar el tipo de relaciones sociales que tiene…

Las personas tenemos objetivos, metas y deseos, y puede llegar a ser incluso frustrante cuando vemos que a pesar de que creemos estar haciendo esfuerzos, nuestra escala no se mueve, o no vemos cambios hacia ninguna parte en nuestro desarrollo. A veces hay personas o situaciones que nos motivan a cambiar cosas en la vida, nos estimulan y animan al cambio, pero algo (de lo que a menudo no somos conscientes) nos va frenando hasta conseguir hallarnos en el punto de partida y con el añadido del malestar e impotencia de no haber logrado el avance que pretendíamos. Quizá hayamos leído todos los libros sobre cómo hacer lo que estamos tratando de hacer, hemos visto millones de tutoriales y ejercicios que aparentemente logran el paso que queremos dar…pero cada vez que lo intentamos, nos quedamos cortos.

¿Qué hacer entonces? …Abandonar? Rendirnos?

Avanzar en este proceso de transformación se vuelve más sencillo si reconocemos de antemano algunas etapas por las que habitualmente hemos de atravesar en esta transformación personal. Ya sabemos que es distinto para cada persona aunque en general se repiten al menos alguna/s de estas fases:

1. Un problema que se vuelve conflicto

Este es nuestro punto de partida: puede ser muy sencillo, una molestia en el trabajo con un/a compañero/a, con tu jefe, darte cuenta de que no llegas a fin de mes o que tu pareja ya no te atrae, sentir que tus amistades a la hora de la verdad resultan no ser tales, o que sientes insatisfacción con el tipo de vida que llevas actualmente…

Esos problemas se convierten en un verdadero conflicto contigo mismo/a cuando ya desde el primer momento, e incluso después de un tiempo de no poder darles solución, te hacen sentir mal, chocas de frente con quien eres y tus valores y parece como si te quedaras sin apoyos, sin suelo, solo/a en el abismo de tu realidad que te incomoda.

2. Rechazo al conflicto

Te das cuenta que algo no va como quieres, que no encaja con quien te cuentas que eres. Te gustaría que algo dentro y fuera de tí fuera diferente, aunque sabes muy en el fondo que para superarlo necesitarás cambiar muchas cosas y el sólo hecho de pensarlo te desborda. Salen a flote sentimientos encontrados como el rechazo a ti mismo/a, la vergüenza, el qué dirán, el miedo…
Aquí es donde habitualmente tomas una decisión: tapar lo que ves de ti o de los demás y generar una máscara «cómoda» y «pasable» que te permita sobrevivir o iniciar tu proceso de transformación personal.

3. Se cae delante de ti tu construcción de ti mismo/a

Empiezas a darte cuenta que las piezas del puzzle que tenías montado en tu cabeza y en tu propia vida ya no quieres que estén en la misma posición. En este momento ya empiezas a intuir que algunas de ellas (personas, situaciones, creencias mentales, etc) será necesario que cambien juntamente contigo y que incluso hay otras que se tendrán que caer, con mayor o menor disgusto para tu zona de confort, donde estabas a disgusto pero confortable.

5. Apoyo y aceptación radical

Aún mirando con cierta tristeza los escombros de la caída de tu castillo, levantas la mirada, respiras y miras al horizonte. Es casi como haber tocado fondeo. Es como si algo fuese distinto por dentro, y aunque aún no hayas dado pasos, tu cuerpo lo nota y tu apariencia va cambiando casi sin que tú te dés cuenta, con la sensación de que no haces nada, de forma natural.

6. Disciplina y Compromiso

Detectas que tu búsqueda y necesidad de cambio comienza a  afectar a decisiones incluso mínimas del día a día (y también poco a poco a las grandes), y vas cambiando la forma de relacionarte contigo y con los demás, cambia la forma y la atención que dedicas a escuchar a tu cuerpo y de alguna manera empiezas a recibir feedback de personas que desde fuera te perciben distinto/a (seguramente lo que te dirán es que estás «raro/a», pero lo que quieren significar es que te ven diferente a como estabas antes).
A medida que vas viendo cambios emerge en ti la motivación para seguir avanzando y te das cuenta de que hay muchos pasos por delante que recorrer, de que a veces das un paso adelante y tres para atrás, que hay recaídas y que seguramente te llevará un tiempo ver el resultado de tu crecimiento… pero estás dispuesto/a a hacerlo.

¿Te sientes identificado con alguna de las fases o experiencias del artículo?

Somos especialistas en acompañarte y darte herramientas para superar la fase en la que sea que estés, y puedas así continuar tu crecimiento, ya sea a nivel emocional, mental o puramente de bienestar físico.

No lo dudes. Eres capaz de ser tú mismo/o. Date la oportunidad de experimentarlo en tu propia vida.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X